Usuario - - Acceso de usuarios
Domingo - 27.Mayo.2018


be natural - NIF B70101464
política de privacidad del portal
Estás en: Noticias

La pizarra encara un ‘septiembre negro’ con un primer ERE en la plantilla de Forna

El de la pizarra podría ser el gran último eslabón del tejido productivo del Bierzo y La Cabrera en sufrir el golpe duro y prolongado de la crisis. No sólo de la nacional sino, todavía más allá, de la europea. La industria pizarrera, que hasta ahora aguantaba el tirón frente al debacle del carbón y antes de la construcción o del metal, se enfrenta a un verdadero «septiembre negro» sino varían las condiciones de la demanda de los mercados tradicionalmente importadores de la piedra de las canteras bercianas y cabreiresas.

Es un panorama muy complicado que admiten ya de pleno tanto en medios de la patronal como en círculos sindicales vinculados al sector. El «chupinazo» de salida a lo que puede convertirse en una tendencia de ajuste de empleo más o menos generalizado lo va a lanzar ya a partir del próximo día 20 de este mismo mes una de las sociedades punteras del ramo. Pizarras Forna, compañía del grupo Viloria, tiene aprobado un ERE, que entre personal propio y subcontratado va a dejar en casa durante los próximos siete meses a medio centenar de trabajadores de sus talleres de la zona de Encinedo. El expediente de regulación de empleo se plantea justo después de la finalización de las vacaciones que se han concedido a la plantilla a lo largo de este mes de agosto.

Es un planteamiento, sin embargo, que en septiembre puede aplicarse en otras empresas del sector. La finalización del descanso estival podría ser aprovechado en algunas compañía para prácticamente encadenarlo con algún tipo de proceso de regulación. Aunque fuentes de la patronal consultadas por este periódico aseguran que quizás antes aún se aguarde a comprobar a lo largo de septiembre si la parálisis de mercados como el francés o el británico se mantiene como hasta el momento o acaso todavía empeora.

El gran problema se llama Francia. Este país absorbe la mitad de las exportaciones de la piedra que se extrae en las explotaciones del Bierzo y La Cabrera. Y la demanda gala, que hasta hace poco se venía sosteniendo bastante aceptablemente, se ha desplomado de repente en torno a un 20%.

Esa podría resultar la puntilla para industrias incluso del volumen de negocio de sociedades tan solventes como Pizarras El Carmen y Pizarras La Baña. Estas y otras empresas más pequeñas de la zona de La Baña podrían replantearse durante el mes de septiembre si acuden o no a ajustes para capear el temporal sin tener que acudir a medidas sociales mucho más traumáticas.

El sector de la pizarra en la provincia de León mantiene ocupados directamente a casi 1.500 trabajadores. Pero la crisis ya ha hecho mella también, aunque en menor medida, en el empleo ligado a algunas canteras de la vertiente gallega que atraviesan graves dificultades como Ipiga, Ipisa o Irosa. Lo mismo que en la provincia ocurre con Expiz o con El Picón, en suspensión de pagos.

Pesimismo sindical

El responsable de CC.OO. en el Bierzo dentro del sector pizarrero, Jesús Magadán, comparte algo más que la visión pesimita que se ha instalado de repente en las canteras sobre las perspectivas de viabilidad en relación con la caída de la exportación y el aumento del stock. Aunque según Magadán en estos momentos sólo existe constancia oficial de ERE en Pizarras Forna, no es ni mucho menos descartable que a partir de septiembre las empresas intenten llegar a acuerdos con sus trabajadores para afrontar regulaciones de actividad que permitan la supervivencia de muchas de ellas. El sindicalista certifica la cruda realidad del mercado francés al que se une también un mal momento en el británico, que junto al alemán son la base del negocio de las pizarreras. «Desde luego la situación no invita al optimismo», remarca Magadán.

Cupa aguanta

En este marco de desasosiego los rumores de inestabilidad incluso se han hecho extensivos a Cupa Group. El gigante del sector, que en León da empleo a prácticamente la mitad del personal de las canteras, se resiente también. Pero según uno de sus principales ejecutivos y también nuevo presidente de la organización patronal Apical, la compañía no tiene siquiera previsto ningún tipo de reajuste. El responsable de Recursos Humanos de Cupa considera que por la estructura de la compañía sería la última en la que la caída de las exportaciones se notaría.

 

Fuente: r. arias | ponferrada 13/08/2012

 

 

 

Compártelo:
meneame digg delicious technorati google bookmarks yahoo blinklist twitter Facebook Facebook
ir arriba

v02.15:0.01
GestionMax

Acceso Produce Luis Galan